domingo, 18 de marzo de 2018

CONCURSO JÓVENES TALENTOS COCA COLA



            Como otros años,  alumnos de 2º de la ESO de nuestro centro han participado el 16 de marzo en el CONCURSO DE RELATO CORTO JÓVENES TALENTOS COCA COLA en su 58º edición.




          En esta ocasión, abandonando su sede habitual (el Museo de la Ciencia),  se ha celebrado en uno de los salones del HOTEL LAS LOMAS con aforo suficiente para dar cabida a los más de 300 alumnos de centros públicos y privados de Valladolid y Segovia, que se congregaron para participar en la fase autonómica de este veterano concurso de ámbito nacional. 




LAS ALUMNAS y ALUMNOS PARTICIPANTES,
representantes de sus respectivos grupos de 2º, han sido:

2ºA
David Benito 
Laura Gómez 
Rubén Marcos

2ºB
Marina Pachón
Raquel Santolaya

2ºC
Lucas García
Salma Lorenzo
Maiol González

2ºD

Neila Yuzi Cano
Cristina González











  En esta nueva convocatoria el estímulo creativo que han propuesto a los participantes, ha sido una extraña brújula con una frase grabada en la tapa: "lo primero que encontré fue una extraña brújula". 
A partir de ahí, a dejar volar la imaginación y a construir un relato en dos horas.






LOS PARTICIPANTES NOS CUENTAN SU EXPERIENCIA


Era un día de nerviosismo para todos.¿Cómo sería el concurso? ¿Habría mucha gente? ¿Nos regalarían algo? La única forma de saberlo era afrontando nuestros miedos y dirigirnos hacia allí. 
(Lucas García)

Al principio estaba un poco nerviosa al no saber el tema del que había que escribir. Al llegar y al ver a tanta gente y ver a amigas del colegio anterior, se me pasaron los nervios. Al sentarme, bromeamos para aligerar el ambiente. Yo ya tenía pensada la frase con la que quería empezar y a raíz de eso hice la historia. Acabé cuando quedaba un minuto. Me lo pase genial a pesar de la tensión.
(Raquel Santolaya)


Al principio estaba muy nerviosa, no sabía sobre qué escribir y estaba un poco asustada por si no se me ocurría nada. Cuando nos dieron el objeto, en esta caso, una brújula, escribí una historia, pero no me gustaba, así que en el último momento cambié de historia. Me lo pasé muy bien y me gustó mucho.
(Salma Lorenzo)


Me ha parecido un concurso muy entretenido y estaba muy bien organizado. Nos dieron una brújula con una frase inscrita en la tapa interior. Primero, dediqué un tiempo a pensar y luego pasé mi historia al papel -aunque, después de escribir una cara del folio, la cambié radicalmente-. Tardé unos cuarenta minutos en terminar.
(David Benito)


Al llegar a Las Lomas me sentí pequeñita. El lugar estaba lleno de gente y todos nosotros muy nerviosos. Me sorprendió bastante la brújula, que nos debía inspirar, pero pude ponerme a escribir mi relato. Al final me lo pasé genial, el ambiente era muy bueno y los regalos también, pero, sin duda, lo que más me gustó fue poder disfrutar de esta experiencia con mis compañeros.
( Laura Gómez)


Cuando llegamos, había ya en la puerta un montón de niños y niñas de diferentes institutos, pero nada comparado con lo que había dentro. Entramos en una gran sala repleta de sillas. Al final, éramos cuatrocientos alumnos en total. Cuando empezó el concurso, abrimos todos una cajita, en la que había una brújula con una frase que teníamos que incluir en el relato. Terminé de escribir a la hora y media, satisfecho.
(Rubén Marcos)


Nos llevaron a un salón de actos enorme y allí nos dieron una brújula con una inscripción grabada en la tapa: "lo primero que encontré fue una extraña brújula" y ese debía ser el tema de la redacción personal de cada uno, que teníamos que idear, redactar y entregar ahí mismo. Trescientas historias con una brújula de argumento. Y trescientos adolescentes intentando que su historia fuera la mejor. 
Cuando acabamos nos llevaron a la zona de restaurante, donde nos dieron varios regalos: una camiseta, una bolsa-mochila, un bocadillo, una coca cola... Definitivamente, ¡Coca cola sabe crear imagen!

(Maiol González)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.